Si se van a mojar igual

Hoy me hice un peinado muy lindo, de hecho fue una de las pocas veces en que me interesé en que todo allí arriba estuviera en su lugar; utilicé el secador de cabello, cepillos y hasta cremas y máscaras.

Salí a caminar, fui a comprar tomates, que mi padre me había encomendado. Saludé al verdulero y cansada de que me miraran el bello acomodo que había logrado (puesto que jamás mis vecinos me habían visto “así”), suspiré.

Continue reading Si se van a mojar igual

Advertisements