Si se van a mojar igual

Hoy me hice un peinado muy lindo, de hecho fue una de las pocas veces en que me interesé en que todo allí arriba estuviera en su lugar; utilicé el secador de cabello, cepillos y hasta cremas y máscaras.

Salí a caminar, fui a comprar tomates, que mi padre me había encomendado. Saludé al verdulero y cansada de que me miraran el bello acomodo que había logrado (puesto que jamás mis vecinos me habían visto “así”), suspiré.

Continue reading Si se van a mojar igual

Esta es tu verdad

 

Agnes miraba los carteles de la ruta y aceleraba aún más. Sus hijos iban durmiendo en los asientos de atrás, bellos, dulces y silenciosos, tan calmados que daba gusto mirarlos. Era una noche igual de pacífica, 4am y caía un pequeño y tenue rocío que parecía ser el llanto de algún ángel, pero ese lloraba de felicidad porque Dios lo habría premiado con una gran cena o había salvado un alma y se sentía dichoso.

Continue reading Esta es tu verdad