Eras

Eras esa nota musical que mi guitarra y mi púa nunca alcanzaron lograr.

Eras las letras de mi canción favorita que siempre olvidaba.

Eras los pazos de jazz que una bailarina pierde.

Eras el centro de la ruleta.

Y por eso me gustabas.

Y por eso valías la pena. Por eso te decía que eras divertidx.

Porque no importa qué haga, siempre vuelvo a vos.

Porque me dí cuenta de que la única forma de enamorarte era escribiéndote vagos poemas de amor en una servilleta de mi café favorito, donde estoy ahora, en donde quieras que esté.

Porque soy el mendigo de tu cuento y porque sos la flor que ni la primavera ni el sol pudieron crear.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s